miércoles, 10 de marzo de 2010

El fiscal rebaja la pena a una acusada de agredir a una auxiliar sanitaria

Visto para sentencia el juicio contra la mujer zamorana denunciada por una trabajadora de urgencias de un hospital asturiano

11.02.10 - 00:57 -

El fiscal ha rebajado a la mitad la pena de dos años de cárcel que solicitaba para una mujer de 47 años y natural de Zamora , acusada de un delito de atentado y de una falta de lesiones por una supuesta agresión a una trabajadora del servicio de urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). El juicio quedó ayer visto para sentencia.
Durante la vista oral, celebrada en la sala de lo penal número 3 de Oviedo, la acusación particular solicitó que se mantenga la pena de dos años de prisión y que la imputada indemnice a la auxiliar con 4.140 euros en concepto de responsabilidad civil. La defensa, por su parte, pidió la libre absolución para la mujer, al considerar que los hechos «no constituyen un delito de atentado ni se acreditó el ánimo de atentar contra la autoridad, ni de perturbar el orden público».
El letrado de la defensa manifestó en su alegato que «no constituye una injuria llamar incompetente a alguien que presta un servicio público» y solicitó al tribunal que contemple para su cliente la atenuante de necesidad y la colaboración que prestó la encausada tras ocurrir los hechos. Interesó además que en caso de considerarse probada la agresión, el magistrado la indulte. En su exposición explicó que el padre de la mujer, de 77 años, se encontraba ingresado en el servicio de urgencias e impedido para hablar y subrayó que al ser mayor de 75 debía estar acompañado por un familiar, lo que provocó la desesperación de la acusada.
Tratamiento psicológico
En el juicio declararon la víctima y la encausada, así como dos peritos y dos testigos propuestos por la acusación particular.
Durante sus sucesivas intervenciones, las peritos indicaron que la trabajadora refirió una contusión en la mandíbula y estrés, y que tuvo que recibir «una hora y media de tratamiento psicológico cada tres o cuatro semanas» entre los meses de enero y mayo de 2007, lo que no la incapacitó para el desempeño de su labor profesional.
Por su parte, las dos testigos presenciales señalaron en sus respectivas declaraciones que la mujer se acercó «de muy malos modos» a la trabajadora, a quién llegó a alcanzar con un «manotazo» de trayectoria ascendente en la barbilla.
Según la calificación fiscal a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos sucedieron sobre las 17.00 horas del 25 de diciembre del 2007, día de Navidad, cuando la primera acudió al servicio de urgencias del centro donde la víctima se encontraba trabajando.
Al mandarla esperar, la acusada «fuera de sí» comenzó a insultarla llamándola incompetente, al tiempo que le asestaba un golpe con la mano en el mentón. El padre de la mujer enjuiciada falleció el pasado 6 de enero.